Tenemos una nueva receta para tus niños, entretenida y  fácil de hacer para ti. De paso, puedes hacer un “almuerzo cultural” y hablar de geografía. Te sorprenderás cuánto saben los niños de cosas insospechadas. La gracia está en la presentación, porque con el arroz harás la forma de un volcán, poniendo dentro de este un relleno exquisito, que explotará de sabor. Entonces, te sugerimos acotaciones como “¿Por qué los volcanes explotan?”, y si no saben la respuesta, hablar sobre la energía de la tierra que necesita liberarse… o “¿Cómo se llama esto que sale del volcán?” (señalando la mezcla) y sorprenderlos con: “Fuera del volcán se llama ‘lava’, pero dentro… tiene el nombre de ‘magm’a que llena el corazón de La Tierra….”. Mamá, chef y profe, ¿qué más?

Ingredientes (4 personas)

  • 1½ taza de arroz Tucapel Integral Preparado Mediterráneo
  • 1 cebolla
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 taza de caldo de pollo o verduras
  • 1 taza de arvejas
  • 2 zanahorias
  • ½ paquete de acelgas
  • ½ bandeja de champiñones
  • 1 cda. de mostaza
  • 1 cda. de miel
  • 2 cdas. de maicena

buenuelos

Usamos el Arroz Integral preparado estilo Mediterráneo porque además de sano, bueno para la digestión, con vitaminas y minerales que hacen maravillas en tus hijos, sugiere perfectamente el aspecto montañoso de un volcán. Prepáralo según las instrucciones del envase, aumentando ¼ de taza de agua para que quede un poco más aglutinado.  Resérvalo.

Para el magma… debes picar todos los ingredientes que siguen muy, muy finitos. A fuego alto, fríe la cebolla junto al pimentón y agrega luego la pechuga de pollo, desglasa –es decir, despega los restos de esta fritura y extrae todo el sabor– con  ½ taza de caldo caliente, reserva el resto. Agrega las arvejas y zanahorias. Cuando el pollo esté blando, integra la acelga y los champiñones, que se cocinarán en un minuto, así conservas las vitaminas. Prueba la sazón: con el caldo debería bastar para la sal, pero si no, pon algo más. Baja el fuego y agrega la miel y la mostaza, y cuando tome temperatura, la maicena previamente disuelta en el caldo reservado. Cocina por un minuto, revolviendo siempre y si ves que está muy espeso, equilibra con un poco más de caldo.

Ahora arma el volcán: debes amoldar el arroz como un cono, poniendo dentro una porción de magma. Si el arroz está muy graneado aún, puedes compactarlo con un poco de mayonesa light. En la punta del cono

-volcán, esparce un poco más de la mezcla, cayendo como lava.  Si quieres darle un aspecto más realista… puedes salpicar un poco de salsa de tomate por ahí.