niño-comiendo-472x354Muchas veces nuestros hijos empiezan a manifestar conductas preocupantes respecto a su alimentación, dejando de comer, haciéndolo a deshoras o sólo comiendo lo que les gusta. Con los siguientes tips podrás hacerle frente a este problema.

1. Nunca dejar pasar la primera comida del día: el desayuno. Es la comida más importante, y les dará la energía necesaria para partir el día con ánimo.

2. En los niños, muchas veces, la comida entra por la vista. Por lo que si decoras un plato con motivos infantiles, o le dedicas un poco más de tiempo a la presentación, esto podría ayudar a que tu hijo coma todos los nutrientes que necesita.

3. Debe aprender a combinar diferentes alimentos. Si le enseñas que debe comer variado, eligiendo cosas que le gustan junto con las que necesita, sabrá que su alimentación no sólo debe componerse de comidas rápidas o chatarra.

4. Mantenerlo hidratado. Si tu hijo tiene sed, intenta no siempre darle bebidas o jugos preparados, el agua es fundamental en su dieta y en la medida en que se hidrate, su digestión también se verá favorecida.

5. Reemplaza gradualmente las frituras por verduras y frutas. Cuando llegue del colegio, o necesite un snack, dale un pocillo con frutas cortadas. La mezcla de colores le parecerá interesante, lo mismo con las ensaladas.

6. Acostúmbralo a comer a la hora. La vida de los niños por lo general tiene rutinas y espacios determinados para hacer diferentes cosas. En función de esto, créale un rutina alimentaria para evitar confusiones y malos hábitos en la mesa.

7. Fomenta la realización de actividades al aire libre o ejercicio. El estar en movimiento o en una actividad constante, favorecerá el metabolismo de tu hijo y le ayudará a mantenerse en forma.